Recuerdos imborrables



Hace aproximadamente un par de noches, estuve conversando con algunos de mis amigos de la infancia y del colegio, con quienes he tenido la oportunidad de vivir experiencias inolvidables, sobretodo en la época escolar, de la cual, muchos tenemos algunos recuerdos –en su mayoría- agradables. Y es que se ha hecho ya una rutina que en este tipo de conversaciones, se hagan ciertas remembranzas (de preferencia bochornosas) para poder matar el tiempo burlándose un poco de los actores o actrices de algún hecho irreproducible.

Definitivamente en conversaciones de este calibre es donde se pone a prueba la tolerancia de mucha gente, ya que algunas historias no muy gratas (para ellos), suelen ser casi a menudo condimentadas con algunas exageraciones elegantes, para de esta forma darle un toque más sabroso al relato y provocar cierta confusión en los involucrados. Obviamente, para los que están de espectadores privilegiados, esto solo les va a generar ataques de hilaridad, dignos de un show humorístico.

Es divertido poder recordar todo lo que se pudo hacer en el colegio, en especial aquellas actividades que no estuvieron necesariamente dedicadas al estudio mismo, es decir, todo lo que concierne a la diversión.

Como poder olvidar sucesos tan importantes como la primera borrachera, el primer quinceañero, los trabajos grupales, las escapadas de las clases, los retiros de confirmación, el viaje de promoción, la primera enamorada, entre otros. Muchos de estos hechos probablemente fueron fugaces dentro de la mente de algunas personas, sin embargo, puedo dar fe que unos pocos pudieron dejar una marca importante en nuestra memoria.

Si tuviese que mencionar algo que me haya marcado en el colegio, muy aparte de las juergas y travesuras, de hecho, fue mi discreta y casi imperceptible vida sentimental. Por esos tiempos, era un muchacho que no expresaba abiertamente sus emociones hacia la gente que apreciaba, y como todo adolescente inmaduro y confundido, me fijaba en las menos indicadas, solo por pretender ligar con alguien y estar a la par con varios jóvenes impetuosos que ya ostentaban enamoradas públicamente. Conforme iba avanzando y creciendo en la secundaria, me fui dando cuenta de muchas cosas, y entre ellas, un gusto muy especial por una muchacha, a quien había conocido desde el primer año, y que sin darnos cuenta, nos habíamos hecho tan buenos amigos, casi confidentes, que al inicio de todo, no me percataba de algunos detalles. Y fue así, una chica de nombre Carolina, de piel blanca y levemente pecosa, con su cabello y ojos negros, con una linda sonrisa y un carácter juvenil propio de ella, acaparó mi atención, probablemente, cuando mis oportunidades se habían agotado.

Como dije antes, no era de expresar mis emociones de manera tan simple, por ello, quizás nunca se dio cuenta de lo que yo, silenciosamente, pensaba de ella. Al menos, mi gran consuelo fue el poder compartir 5 años de nuestras vidas, creciendo y viviendo experiencias conjuntas que por hoy nos da mucha nostalgia comentar. Si bien es cierto que no estuve con ella, me sentía muy contento de verla entusiasmada, feliz, virtuosa, más aún, cuando tuvo una relación con un gran amigo mío, y con el cual hasta el día de hoy mantengo comunicación. Por un lado reconozco que no hice el papel del perro del hortelano, y pues, si yo no podía hacerla sentir radiante, habían otros que si.

Cuando terminamos el colegio, perdí comunicación radicalmente con mucha gente, incluyéndola, pero al cabo de varios meses, pude enterarme que ella había salido embarazada de un muchacho, quien irónicamente, no era santo de su devoción en el colegio, como tampoco lo era de muchos de los integrantes de la promoción. Contra viento y marea, ella siguió su rumbo y hoy, es una mujer exitosa, madre de un lindo niño saludable, con el cual comparte cada minuto de su vida, y se exige día a día para darle un mejor bienestar.

Muy aparte de todas las cosas que pasaron luego de terminar el colegio, tengo un muy buen recuerdo de Carolina, porque a pesar de no haber sido parte de mi vida amorosa, fue una excelente amiga, leal, incondicional, y siempre ansiosa de ayudar y compartir un poco de su atención.

Nunca tuve el valor de decirle que me gustaba, tan solo decidí ser un fiel admirador introvertido, pero, dicen que las cosas pasan por algo, quien sabe, si hubiera estado con ella, probablemente hubiese decidido ser escritor, para componerle prosas y versos por las mañanas, o quizás jardinero, para premiarla con las mejores rosas y claveles, o tal vez astronauta, para bajarle las estrellas una por una. Al final, decidí ser ingeniero de sistemas, para entender y no ser entendido por los demás, y por si fuera poco, para sentarme detrás de una computadora a escribir tonterías en un blog, ventilando impúdicamente las cosas que en esos tiempos no me atrevía a decir.

Por eso, Carolina, sigues siendo parte de mi, como un recuerdo imborrable.

Recordar, es volver a vivir.

Posted on 25.1.09 by Francotte and filed under | 13 Comments »

13 comentarios:

Glenn K. dijo... @ 26 ene. 2009 8:14:00

Eso es lo fregado .. cuando nos quedamos con todo dentro y no lo mostramos, no lo decimos y si bien todo pasa por algo... creo que lo mejor es decir las cosas como se van dando..

Sin embargo, esos son umuchas veces los que te dejen mas recuerdos y te preguntes muchas veces que hubuiera pasado si...

Francotte dijo... @ 26 ene. 2009 8:33:00

Pues si, aunque uno no puede suponer que podría pasar si se hubiesen dado las cosas, pero, de hecho que estos recuerdos son los que siguen dando vueltas en la cabeza, sobre todo cuando algo o alguien te hace recordar cosas pasadas. No tuve el valor de decirle nada a ella, pero, ojalá y un día pueda leer lo que puse, porque si puedo apostar que ella si me recuerda como el gran amigo con el que vivió buenos momentos en aquel entonces. Gracias una vez más por tus comentarios amigo Glenn.

Armando García Becerra dijo... @ 26 ene. 2009 8:57:00

Muy valiente de tu parte desnudar tu corazón en plena vía ciberpública.
Buena historia.

Anónimo dijo... @ 26 ene. 2009 9:18:00

Pienso q si hay algo q decir por mas antiguo q sea , depende de uno si lo quiere lanzar.
Ademas quien se siente mejor con esto es uno mismo.
Por otro lado, nunk faltan aquellos q se burlan recordando lo q hizo tal persona o dijo, creo q aquellos q lo recuerdan cada vez q hay reencuentro o algun blog lo hacen para sentirse una vez mas parte de lo q fueron osea parte del SHOW personal q hicieron en el cole, y si bien es cierto, todos cambian!!!!!
Asi q comparito, si decidio compartirno esto pos biemvenido sea, y si a alguien le incomoda pues, q sea feliz.
En fin compadre, ahi te leo luego, dejame desayunar de nuevo y tecleamos depois.
un abrazo

XxEverything happens for a reasonxX dijo... @ 26 ene. 2009 21:18:00

Como lo han comentados las otras personas..comparto su opinion ..no cualquiera tiene la valentia de abrir su corazony sobretodo de expresarse tan dulcemente sus sentimientos hacia una persona .....Muy lindo lo escrito Franco :)

aloha dijo... @ 27 ene. 2009 2:25:00

wow, ésto es ser romántico y sufrido a la vez, ¡qué cojones!

Tío, si yo fuera Carolina, te diría que ya estás tardando en decírmelo!

Solo espero que no esté casada. ¿Cómo sabes que ella no estuvo esperando que le dijeras lo que sentías?

El mundo es una puta mierda, la verdad.

Unas tanto y otras tan poco.

Ya me gustaría a mí que un tío quisiera ser jardinero para cultivar rosas para mí, o escritor para escribirme poemas. Y que me lo dijera.

Tienes que ser muy buen actor para camuflar en 5 años lo que sentías por ella, o ella una tonta por no darse cuenta.

En fin, después de leer ésto, me parece que saldré a la calle y la primera hoja que vea de un árbol, la usaré para cortarme las venas.

Tanto si es una historia real como inventada, es muy bonita y muy triste.

-----------------K----------------

Besos.

aloha dijo... @ 27 ene. 2009 2:35:00

http://es.youtube.com/watch?v=wvwk6JXGuXA

Sussy dijo... @ 27 ene. 2009 7:33:00

PRIMO REALMENTE ME SORPRENDISTE CON ESTE POST, NO CONOCIA LA FACETA ROMANTICA TUYA, ES MUY LINDO SABER QUE TODOS SIEMPRE TENEMOS ALGO DE ROMANTICISMO.... CREO TAMBIEN QUE SI BIEN ES CIERTO EN EL PASADO NO TENIAS EL VALOR NECESARIO PARA DEMOSTRAR TUS SENTIMIENTOS, PUES AHORA CON LO VIVIDO YA, DEBEMOS DARNOS CUENTA QUE NO SIEMPRE ES BUENO CALLAR, SOBRETODO CUANDO ES UN SENTIMIENTO TAN LINDO COMO EL AMOR, DEBEMOS TENER EL VALOR Y LAS HAGALLAS PARA DECIRLE A ESA PERSONITA LO Q REALMENTE SENTIMOS, Y A SU VEZ LA FUERZA NECESARIA PARA ACEPTAR UNA RESPUESTA POSITIVA O NEGATIVA, PERO AL FINAL SATISFECHOS PORQUE LO DIJIMOS Y NO ESTAREMOS EN UNA DISYUNTIVA DE DECIR QUE HUBIERA PASADO SI LE DECLARABA MI AMOR???... YO CREO QUE ESTAS COSAS NOS ENSEÑAN EN LA VIDA, Y REALMENTE SON MOMENTOS IMBORRABLES EN NUESTRAS VIDAS... MUY LINDO TU POST PRIMO, PERO ESO SI Q NO VUELVA A SUCEDER OTRA VEZ, NO CALLES JAMAS CON UN SENTIMIENTO TAN LINDO, DEREPENTE LA OTRA PERSONA SI ESTA ESPERANDO Q SE LO DIGAS.... UN BESOTE .. TE QUIERO MUCHO. SUSSY

aloha dijo... @ 27 ene. 2009 13:08:00

Te dejo por acá también mi respuesta al limpiarte los pies al entrar en mi casa:

Francotte: El no ya lo tienes, ¿no quieres ir a por el sí? No te quedes con la duda. Aunque recibas un no, que no recibirás porque ya lo tienes.

A ver si así en vez de decir probablemente no sepa las respuestas, puedes decir ya sé la respuesta.

Es verdad, nos da miedo saber la respuesta. Pero en verdad, el miedo que tenemos no es a saberla, sino a que nos den la respuesta equivocada para nosotros.

La respuesta que no queremos oír.

Besos y haz lo que quieras ;) Esto sólo era mi humilde reflexión basada en mi experiencia. Nada más.

Gaby Morales dijo... @ 27 ene. 2009 13:49:00

Los recuerdos del colegio a todos nos invaden en algun momento de nostalgia a mi que aun me queda un año el ultimo y tan esperado año me ganan los pensamientos de años anteriores de las locuras y vergonzosas aventuras de inocencia^^ y con respecto a tus sentimientos creo que fue lo mejor el no decir nada a tu amiga a mi parecer que un amigo muy sercano sienta ese tipo de "cariño" hacia ti es algo que no se lo recomiendo a nadie, no me refiero a que este mal ni mucho menos o que sea algo vergonsozo solo lo digo por que perder aun amigo de años solo por no querer herir sus sentimientos al no corresponderlo es algo que ami me doleria y duele mucho :P experiencia propia

besos lindo escrito creo que llegue a qui de casualidada pero estoy feliz de averte encontrado :)
atentamente Gabriela.

aloha dijo... @ 28 ene. 2009 6:43:00

Franco, A ver al final qué pasa con Yolanda jajajajaj

Mira que si estoy haciendo de celestina!!!! El mañana nadie lo conoce. Si se te vuelve a presentar la oportunidad, y a veces suele pasar, no la dejes escapar..... pero solo si se presenta eh?

Que no quiero ser cómplice de romper matrimonios.

No quiero esa carga en mis espaldas por Dioooooooossssssssss!!

Besos.

Francotte dijo... @ 29 ene. 2009 22:38:00

La verdad estoy muy impresionado por los comentarios de todos, les confieso que pensé mucho el postear o no este tema, porque sabía que traería cola. Afortunadamente las cosas resultaron mejor de lo que imaginé. Gracias por sus palabras chicos, por los ánimos que me dieron, pero deben saber que esta historia es de hace 12 años, Carolina esta haciendo su vida por USA y yo también, pero, luego de haber reflexionado por los comentarios, dedicí escribirle a Carolina y la invité a que lea el blog. Ahora, si puedo decir que la historia se cerró, ella me respondió el mail y me expreso su alegría y entusiasmo de haber leído esas líneas. Me siento más tranquilo y contento, me quité un gran peso de encima, y a partir de hoy, la comunicación con ella será, espero, más fluida. Con esto, la historia queda cerrada. Muchas gracias nuevamente a todos por sus aportes.

aloha dijo... @ 31 ene. 2009 9:12:00

Un abrazo. A veces ser feliz cuesta menos de lo que nos pensamos.

Gracias por contarnos tu historia, que suele ser similar a la de muchos.

Besos.