Los amigos que perdí



Debo reconocer que últimamente he estado muy inclinado, sugestionado, atraído, por atreverme a pasear por el camino sinuoso del pasado, más aun, después de haber posteado el último tema en este blog. Luego de haber dejado pasar varios días -aclarando que la lejanía temporal de este espacio virtual ha sido específicamente por temas netamente laborales- estuve muy pensativo, y hasta algo ansioso por saber que es de la vida de las personas, o mejor dicho, de las tres señoritas de quienes resolví comentar en mi anterior post. Por fortuna, hace muy poco pude conocer algo de DN, porque como lo relaté en su respectiva historia, nos cruzamos en la universidad, pero, la incógnita de averiguar acerca de las otras dos féminas, me motivó a hacer un breve trabajo de investigación, pretendiendo ser un aprendiz de Sherlock Holmes.

Para suerte de muchos, o por lo menos para los que recurrimos con frecuencia al Internet, existen comunidades virtuales en las cuales se puede encontrar información de mucha gente, entre ellas, los conocidos MySpace y Facebook. Fue entonces que sin mucho preámbulo, me aventuré a buscar a estas chicas en cada una de estas sociedades del ciberespacio, teniendo resultados positivos en mi versión ficticia de misión imposible.

Cuando encontré a Valeria en uno de estos sitios muy populares -para posteriormente ver sus fotos más recientes- no llegué a los niveles altos de impresión que yo mismo especulé que iba a tener, es decir, a pesar de haber transcurrido varios años desde la última vez que la vi, no reflejaba un mayor cambio. Tal vez, mi reacción también se debió a que tan solo estuvimos estudiando un solo año, y pues, considero que es muy poco tiempo para conocer al 100% a una persona, y sobre todo, que esta deje una imagen significativa, elocuente, relevante, en la memoria de alguien.

Sin embargo, fue totalmente distinto cuando llegué hasta el perfil de Lorena, donde si tengo que aceptar haberme quedado petrificado ante su evidente evolución. La figura de niña intelectual que aun tenía de ella, fue inmediatamente reemplazada por la de una mujer realizada y renovada, y esto, sin duda puede ser el fruto del provechoso esfuerzo que haya realizado cuando consumó la etapa escolar.

Habiendo saciado mí inquieta curiosidad, meditando un poco sobre el vívido cambio de Lorena, me hice a mi mismo una pregunta: si a ella le está yendo -aparentemente- bien, ¿qué será de los otros muchachos y muchachas que estudiaron conmigo en aquella época?

Mi fisgoneo volvió a encenderse y raudo decidí surfear por la lista de amigos de Lorena, leyendo uno por uno los nombres de los integrantes, para ver si alguno de estos era posible recordar o reconocer. Para sorpresa mía, la memoria no me jugo tan mal, ya que de forma fotográfica comencé a esbozar las imágenes de algunos miembros que inevitablemente fueron parte mi primer grupo social.

Esta vez no me deje atrapar por la nostalgia, pero si tenía una sensación extraña, como de inconformidad, y ante esta situación, solo pude deducir que la razón por la cual me sentí así de incomodo, penoso, irritado, era el simple hecho de no contar con la familiaridad que acostumbro entablar con mis demás amistades.

Lamentablemente mi salida del primer colegio fue tan intempestiva, que no tuve el tiempo necesario para recopilar información de algunas personas, y la adaptación al que sería mi nuevo entorno fue tan rápido, que terminó por sepultar toda intención de establecer algún tipo de contacto. A pesar de todo, tuvieron que pasar unos años para encontrarme con un chico de esa promoción, a quien recordaba perfectamente, ergo, el lo hacía de manera similar.

Diego Echevarría estuvo en mi salón hasta el último año que estudié ahí, y fueron reiteradas las oportunidades que nos encontramos: el examen de admisión a la universidad, las clases de inicio de ciclo, campeonatos deportivos, y por si fuera poco en mi propia oficina, porque por cosas del destino, decidió presentarse para un puesto de trabajo.

Aun recuerdo el día que nos volvimos a ver en su primer día como representante médico, fue un momento muy gracioso, ambos nos saludamos efusivamente y no parábamos de burlarnos de las incontables veces que de manera imprevista nos encontramos. Luego de tanta cháchara, no pude evitar preguntarle si se mantenía en contacto con la gente de la promoción, a lo que presto se animó a contarme una reseña dosificada de todo lo que me perdí en esos años.

Llegó el día en que mi buen amigo decidió renunciar a su cargo, para ir a laborar a otra empresa, y a pesar de jurar no perder la comunicación, ha sido muy complicado el poder ubicarnos. Pude enterarme por otras fuentes que le está yendo muy bien en su nuevo trabajo, mientras que por mi lado, espero poder contar nuevamente con esa auténtica amistad que decidimos rescatar, de ese pequeño mundo del que me vi obligado a partir.

(…)

Hace exactamente 5 años, estuve trabajando en una compañía del rubro tecnológico y de soluciones de negocios, a la cual fui llevado por un conocido al que llamaremos RJ. Este personaje se hace confidente conmigo cuando empezamos a estudiar en la misma universidad; a pesar de que ambos vivíamos muy cerca en aquella oportunidad, nunca tuvimos la confianza de poder establecer diálogo alguno. Estuvimos frecuentándonos por un buen tiempo, hasta que decidió salir de la universidad porque había encontrado trabajo.

Pasaron varios meses hasta volver a contactarnos, esta vez, RJ vino con una proposición inesperada: ir a trabajar con el. En ese momento yo estaba desempleado, así que luego de ser embargado por la emoción a causa de la noticia, acepté y agradecí que haya pensado en mí para ese empleo.

El primer año que trabajé con el fue regular, aprendí muchas cosas del lugar, gané más experiencia y conocí más del ambiente informático. Sin embargo, en los meses posteriores las cosas comenzaron a fastidiarme, no solo por la actitud de RJ, quien estuvo con la cabeza caliente, haciendo cosas sin disimulo, y cayendo en la informalidad, perjudicando directamente el trabajo. A esto quiero mencionar, que quien fue el jefe de ambos en ese entonces, cumplía con muchas de estas características, y en parte, creo que RJ aprendió todas esas malas costumbres de esa persona, probablemente porque los dos tenían muchos años trabajando juntos.

Estando aburrido por las irregularidades y excesos dentro de esa oficina, decidí buscar otras alternativas laborales, y tras una discusión previa con el ex jefe, la decisión se resolvió. Yo no quería seguir en ese ambiente, y tras quedar en buenos términos con este señor, agarré mis cosas y me retiré sin pudor, y es que podría tener muchos defectos, pero jamás aceptaría que me cataloguen como a esas personas, alguien informal, irresponsable, descuidado, voluble.

Los días posteriores a mi salida de esa empresa no fueron tan fáciles, por suerte, pude hacer amigos y estos se molestaron en solicitar mis servicios para implementar algunas necesidades. De repente, algunos de estos dejaron de llamarme, reduciendo mi posibilidad de ingresos. Fue entonces que pude enterarme por terceros, y de suma confianza, que RJ había estado “advirtiendo” a estos contactos sobre mi, aduciendo que era alguien poco preparado para solucionar sus problemas. Además de lidiar con este inconveniente, aunque me de un poco de vergüenza tener que mencionarlo, estuve constantemente llamándolo y exigiéndole que me pagara un dinero que buenamente le presté, en un momento que para el era de angustia. Lo único que hizo al respecto fue inventar cualquier excusa para no pagar, incluso hasta involucrarme innecesariamente en un problema que el tuvo con otras personas.

Este hecho fue sin duda el que demostró que RJ, a causa de su calentura, decidió calcinar lo que quedaba de la confianza y aprecio entre ambos, porque cuando yo estuve en la necesidad de ese recurso, el simplemente se desinteresó del tema, mientras que yo, no dudé en apoyarlo cuando me expuso su hipotética urgencia.

Pude enterarme después que viajó al extranjero, con intención de buscar mejor suerte, pero no paso mucho tiempo para que retornase a Lima con su familia. Actualmente sigue viviendo muy cerca de donde yo vivo, pero, a pesar de habernos cruzado en pocas oportunidades, no existirá esa seguridad con la que solíamos socializar antes de nuestra convivencia laboral.

(…)

Dicen que hay de todo en la villa del señor; ya estando en mi nuevo centro de labores, conocí a JG, una de las primeras personas que me recibió de manera amable en la empresa, y que se pudo ganar fácilmente mi consideración con sus detalles. Aparentemente ella llevaba una relación armoniosa con los demás empleados, sin embargo, conforme pasaban los meses, al menos yo, me iba dando cuenta de algunos arranques y síntomas en ella, los cuales me hicieron cuestionar muchas veces su promocionada cordialidad.

JG es la típica persona que pretende llamar la atención, lamentablemente, este objetivo no lo logró a base del buen trabajo que realizaba, sino con sus intolerantes actitudes. El estar en un cargo de suma confianza para la empresa, la llevó a cometer una serie de abusos y faltas de respeto contra algunos de los que desinteresadamente recurrían a ella, para ver temas puntuales del negocio; incluso yo, que pensaba de manera inconciente que éramos amigos, en varias ocasiones fui víctima de sus mal humorados actos.

Algunas personas en la oficina comentaban sobre el mal carácter que ella demostraba, y admito que en reiteradas oportunidades me atreví a defenderla, por el simple hecho que no me agrada que hablen mal de los que son mis amigos, y menos cuando estos no están presentes. A pesar de todo, seguí comprobando que los comentarios hechos por los demás eran ciertos, al punto que cada vez era más evidente su mala reputación.

El no tener la capacidad de trabajar en equilibrio con las personas, llevó a los altos directivos a analizar su permanencia en el puesto, y a pesar de ya ser conocida como lo que es, una problemática, se le dieron muchas oportunidades para que revindique esa imagen. Tristemente, JG nunca aprovechó todas esas coyunturas, y sumadas a sus malas gestiones en el cargo que ostentaba, motivaron a la gerencia a prescindir de sus servicios.

Lo más desagradable de esto, fue que muchos fuimos testigos de las malacrianzas y majaderías de esta mujer, pues al ser notificada de su cese, se dedicó a tratar a algunos ejecutivos como si estuviera en el mercado cerca de su casa, pretendiendo una vez más, llamar el interés de los aburridos e impacientes espectadores.

Para mí, lo más deplorable, y lo que terminó de abrirme los ojos, fue el hecho de querer llevarse información de la compañía. Yo, como jefe del área informática, no podía permitir eso, porque a pesar de ser parte de mis funciones, es un acto que atenta contra la ética y la moral, y eso, aunque a muchos les falte, es algo que siempre voy a respetar. Como era de esperarse, el haber cumplido con mi labor de defender la información de la empresa, hizo que esta señora hablara a mis espaldas con otras personas, pero para su mala suerte, todos en el lugar ya no daban crédito a sus palabras.

Su salida de la empresa fue por la puerta falsa, porque ella así lo quiso, y se fue no solo perdiendo reconocimiento, sino también amistades.

(…)

Para la gran mayoría de las personas la amistad es algo muy preciado, y como tal, siempre hay que cuidarla y protegerla.

La intención de este post es el de exponer, que las amistades se pueden perder por situaciones ajenas a nosotros mismos, y de manera insospechada, mientras que otras se culminan porque alguien toma decisiones incorrectas, que perjudican en mayor porcentaje a una de las partes, porque no se considera a esa relación como algo importante.

En cambio, otras se terminan cuando tu mismo te das cuenta que esa persona, a la cual siempre le fuiste leal, noble, fidedigno, demuestra con sus propios actos que no es un referente para ti, porque en vez de ser recíproco, te clavó una puñalada.

Por eso, siempre habrá la disposición de conservar a los pocos y verdaderos amigos que uno orgullosamente posee, y de ser posible, la de recuperar a los que por acontecimientos fortuitos tuvimos que dejar.

Posted on 29.3.09 by Francotte and filed under | 5 Comments »

5 comentarios:

Zezinho do Perú dijo... @ 30 mar. 2009 10:13:00

Mira tu pues, ironias en la vida, yo estube en las mismas las ultimas semanas o meses, pero especificamente por 2 flacas, q conoci en el instituto hace un buen de tiempo y la otra en uno de mis viajes por lares selvaticos!
Zoila, gracias a mis contactos en la RENIEC,SUNAT,INFOCORP, pude ubicarla,tengo muchos datos sobre ella y la recuerdo por sobre todo cuando estube enyesado de la pierna,me llevaba a casa los trabajos, las copias, etc + hasta ahora no hay señales fisicas, pero tengo mucha fe q la encontrare, y la segunda kamarda Ruth a ella la conoci en el barco q nos llevaria a tierras iquiteñas, lo mismo, presiento q estamos cerca y que en cualquier momento las vere.
Asi q mano, gracias por el remember y se q todos tenemos en mente hacerlo alguna vez y la alegria q nos causa el encontrar a alguien despues de muuuuuchos años no imaginas la sensacion q esto te produce. nos vidrios!!!!!!

Aloha dijo... @ 31 mar. 2009 10:07:00

Francotte, amigooooo!!!! jajajaj han sido breves pero intensas mini vacaciones!!!!

Ya te pongo al día, porque el viernes tengo otro concierto, y éste encima no me tengo ni que desplazar, porque vienen a mi ciudad.

Supersuckers ----- y Nashville Pussy. Ni me lo creo. A los suckers ya les vi hace unos años en la concentración HD que se celebra en la capital de la provincia donde vivo, pero a Nashville Pussy, las tres veces que me he enterado de la gira, ha sido cuando ya han tocado. Jajjajajajajajja ---- así que esta vez, me han hecho un gran favor. Son tremendas las pavas, bajista y guitarra. Si no les conoces, busca lo que hacen. Te van a gustar ambos grupos. Y les veo el viernes juntoooooooosssss!!!!!

Bueno, es que casi no puedo ni respirar del desenfreno que llevo.

Ya te pongo al corriente. Y sí, fotos tengo muuuuuuuuuuchas, creo que subiré las fotos, y no diré ni mú, así como los vídeos, que también hay unos cuantos.

Es que chico, me deben haber dado cuerdaaaaa...... jjjjjaaaaaa y tengo un secreto que contarte :) sobre lo que te pedí consejo :) jajajaaajaj

Besos querido amigo.

Aloha dijo... @ 1 abr. 2009 12:33:00

wow Francotte, tú tampoco pierdes la ocasión amigo....... éste año es mi año de conciertos parece ser. Ya te irás enterando por las entradas en el blog, pero te adelanto que hace 15 días me llama un amigo de la adolescencia, y me dice: Tengo una entrada para ti para ir a AC/DC en Junio a Madrid. Imagina mi contento, ya que en el 96, su úlltima gira mi economía no me permitía gastarme ni el aire que respiraba. jjajajajajjajaj.. Pues eso que en lo que queda de año, ya tengo asegurados con las entradas y todo 8 eventos. Es el año en que más conciertos me vienen a "casa" --- ya ire poniendo fotos que no veas la de reportajes que tengo --

No Use.... no los he visto pero me han hablado de sus directos, y a los carrozas de Maiden, un clásico que no hay que perderse por nada del mundo, lo mismo con Oasis..... en el festival de verano en una ciudad a 15 minutos donde vivo, estuvieron de cabeza de cartel .... y me los perdiiiii!!!!!! mira el evento si quieres. Es uno de los festivales más importantes de Europa. Y éste año ya me pedí vacaciones para no faltar que año si año no, me quedo con las ganas del festival completo, como me pasó con Oasis. Repetiré a The Killers y todo. jejejeje. Ya ves amigo, las distancia no es problema para unir aficciones por todo el mundo. Gracias por estar ahí amigo.
Besos. http://fiberfib.com/es/cartel/fib-heineken-2009/

Artemisia dijo... @ 2 abr. 2009 6:44:00

yo tambien podria recapitular mi vida al igual que tu y eh perdido y ganado tantos amigos ocmo tu cada cual con su propia historia,, me parecio interesante este post. estare atenta a otros, si me lo permites.

salu2...

Glenn K. dijo... @ 10 abr. 2009 13:49:00

FELIZ CUMPLEAÑOS PESSSSSSSSS!!!

eSTAS SOBRIO O YA ESTAS TIRADO POR AHÍ COMO SIEMPRE???

Un abrzo maestro!